Edición 2017

Caminando PRISMA

Este año, en su sexta edición, PRISMA cuenta con la participación de 15 agrupaciones que fueron seleccionadas entre más de 500 propuestas recibidas en respuesta a nuestra convocatoria abierta. Realizar esta selección no fue tarea fácil, ni para nuestro jurado ni –en el proceso de filtro inicial y selección final– para la dirección del festival. Sin embargo, más allá de parámetros en términos de calidad y técnica, y un sentido de estética no-verbalizado, nos guía una “negativa”: NO buscamos entretener. Por lo menos, no a costas del valor artístico. No queremos formar parte, en palabras del escritor peruano Mario Vargas Llosa, de la “civilización del espectáculo”. Queremos motivar, incomodar, retar, pullar,…incentivar a nuestros espectadores a creer, a vociferar, a ver el cuerpo de otro modo, a pensar nuestra sociedad y nuestro sentido cívico a partir de la danza. Complacerlos y divertirlos no es una prioridad.

La cultura, argumenta Vargas Llosa, está siendo planteada como una forma de entretenimiento, lo cual ha resultado en la pérdida de “calidad, profundidad, excelencia y … sobre todo, esa capacidad crítica que tenía tradicionalmente la cultura para cuestionar lo establecido”. 1 La cultura de nuestros tiempos, a menudo preocupada más con la inmediatez y la necesidad de contentar a su público que con conceptos –en competencia directa con otras formas de entretenimiento– adolece de “abaratamiento, frivolización, banalización…y formas crecientes de idiotez y chabacanería”. 2 Esto es, por supuesto, una generalización y, afortunadamente, existen muchas excepciones. Sin embargo, ésta pareciera ser la tendencia.

A pesar de que Panamá no escapa de esta realidad sin fronteras, en PRISMA intentamos, desde un inicio, ir en contra de la misma. Quisimos –y queremos– ofrecerles a ustedes la oportunidad de sentir algo más que el placer de observar algo que consideren “bello” o divertido. Deseamos que se permitan ser vulnerables, pero a la vez exigentes con ustedes mismos como espectadores a través de un auto-cuestionamiento, a partir de la experiencia corporal.

¿Qué me hizo sentir? ¿Fue agradable o desagradable? ¿Qué me movió? ¿Si sentí algo, qué elementos contribuyeron a que lo hiciera? ¿Acaso la música? ¿Fueron los silencios…el uso del espacio… la iluminación? O habrá sido simplemente la calidad de movimiento que utilizaron los bailarines en sus desplazamientos…o en su quietud? ¿Quería el coreógrafo plantearme un concepto? ¿Lo comparto ahora o lo opongo con más convicción? ¿Me hizo cuestionar mi postura anterior? ¿Tengo referentes, en la danza o en otras artes, que me permiten asociar esta propuesta con otras? ¿Hubo algo que me conectó con experiencias del pasado? ¿Con mi estado de ánimo actual?

A pesar de que es nuestra voluntad promover esta discusión interna, la experiencia que transcurre en el intercambio entre artistas y ustedes, como espectadores, les pertenece únicamente a ustedes. El resto –el maravilloso equipo técnico y administrativo de PRISMA, sus voluntarios comprometidos y la dirección del festival– solamente armamos el juego en el escenario, colocamos las fichas en su lugar, pero son ustedes quienes juegan: cada uno su propia versión, con su propia introspección, con su propio cuerpo como receptáculo. Y en ese juego no hay reglas ni perdedores. Todos ganan.

Que empiece el juego de la danza…

Analida y Ximena

1 Mario Vargas Llosa, 2012. Entrevista realizada por Fernando Sánchez Dragó en el marco de Las Noches Blancas, con referencia a su obra La civilización del espectáculo, 16 de mayo de 2012.

2 Mario Vargas Llosa, 2007. Diario El País, 3 de junio de 2007

Video

Patrocinadores

Aliados

Lideres

Benefactores

Colaboradores

Asociados

Medios Asociados

Hoteles Asociados

X
X