Edición 2015

CAMINANDO PRISMA…

Hoy nos encontramos –luego de cuatro años de una carrera de obstáculos que hemos aprendido a saltar, esquivar y derribar— sumamente complacidas de presentarles esta cuarta edición del Festival: una semana de espectáculos de alta calidad, incluyendo presentaciones en espacios alternativos a veces alejados del centro, talleres magistrales gratuitos, un conversatorio y el nuevo programa “Escuela de Espectadores”.  A pesar de sentir esa paz interior que viene luego de saber que estamos en buen camino, hay algo que nos impide disfrutarla del todo.  Lo compartimos con ustedes hoy.

En un país como el nuestro, donde nos vanagloriamos de la ampliación del Canal, el metro y la arquitectura moderna de nuevos edificios, es una vergüenza el estado en que se encuentran los tres teatros de la ciudad capital a cargo del Instituto Nacional de Cultura, producto del poco mantenimiento que se les ha dado a lo largo de los años, situación que se mantiene.

El estado decadente en el que están –con equipo insuficiente y a menudo obsoleto, personal sobrecargado y apenas capacitado para sus labores, además de presupuestos paupérrimos—es señal clara de que en este país la cultura no es prioridad.

El Teatro Nacional, una joya de nuestro patrimonio, ha sido cerrado indefinidamente por problemas estructurales y aún no existe, o no se ha comunicado públicamente, un plan claro para su “rescate”. El Teatro Balboa, un ejemplo de la arquitectura Art Deco en la ciudad y que fuera injustificablemente (injustificadamente?) alquilado por años como estudio para una televisora local, está virtualmente desprovisto de equipo de luces y sonido. El Teatro Anita Villalaz, otro tesoro, yace olvidado, sin el equipo más básico, sin camerinos, sin… sin…

Que nuestros artistas no puedan presentarse de forma digna en los teatros del Estado que todos pagamos con nuestros impuestos es inconcebible. Aún más absurdo es que, para presentar un espectáculo de calidad, los productores tengamos que asumir responsabilidades que no nos corresponden y que deberían ser cumplidas a cabalidad por los teatros: desde el alquiler de grandes cantidades de equipo de iluminación, sonido y audiovisual, hasta la contratación de equipo técnico y operativo adicional; desde la limpieza de camerinos y la pintura de paredes, hasta la reparación de aires acondicionados, pisos y baños, entre otros.

Algunos individuos interesados en impulsar las artes escénicas han realizado y realizan esfuerzos significativos: Directores del INAC han mendigado fondos en la Asamblea, Directores de los teatros trabajan con las uñas y sus técnicos laboran turnos seguidos por falta de personal. Algunos “mecenas del arte”, de forma individual, han pagado por reparaciones a lo largo de los años. Gracias a todos ellos tenemos lo que tenemos y hacemos lo que hacemos en los teatros del Estado.

Productores y artistas hemos seguido adelante por muchos años a pesar de los obstáculos. Sin embargo, hoy la situación del Teatro Nacional nos ha llevado a un punto donde no podemos permanecer callados y pasivos, viendo como poco a poco se va relegando el arte escénico a un plano, más que secundario, olvidado.

Un país que no pone la cultura en primer plano es un país pobre, no importa cuántos canales, ni cuántos metros, ni cuántos edificios tenga. Si artistas y gestores del arte en este país no exigimos que las autoridades respectivas tomen responsabilidad y actúen hacia un cambio, si no nos ofrecemos a ayudar hacia ese cambio, nada cambiará. Públicamente, nos ofrecemos por este medio a contribuir sugiriendo equipos apropiados para cada teatro, ayudando a estructurar capacitaciones para técnicos y obteniendo modelos administrativos de teatros en la región que sean beneficiosos para su óptimo funcionamiento

Hay mucho por hacer. Necesitamos voluntad de parte del Estado para otorgarle al INAC el presupuesto necesario para reparar, equipar y mantener nuestros teatros, y liderazgo para llevar estos planes a cabo.

Alcen sus voces! Nosotros lo acabamos de hacer.

Analida  y  Ximena

Video

Patrocinadores

Lideres

Benefactores

Colaboradores

Asociados

Medios Asociados

X
X