Milvia Martinez

Milvia Martinez

Bosquejos en Blanco

Sobre la Compañía

Egresada como intérprete en danza del Centro de Danza Espiral en Santiago de Chile. Bailó profesionalmente por más de diez años en Chile, EEUU y Japón. Al regresar a Panamá empezó a incursionar en la coreografía y en la creación de un lenguaje propio. Ha colaborado con diversos artistas de distintas disciplinas en obras escénicas y audiovisuales. Sus obras han sido presentadas en Panamá, Chile, Cuba, Argentina, Ecuador y Corea del Sur.

Bosquejos en Blanco

“El desaparecimiento de las formas, para encontrar el alma, el amor que sólo es amor como un imposible. La sombra no es aquí una proyección lumínica, sino que es la sombra que el cuerpo y el alma poseen, es un territorio que el hombre encuentra en la soledad y que mira directamente a los ojos. El deseo de existir en esa sombra, en la fragilidad femenina de los hombres, en la mirada que ha desperdiciado la vida, y que en ese derroche y en esa derrota encuentra la vida, se encuentran con el destino de los amores eternos y efímeros de la cotidaniedad, en la luz blanca de la sombra, en la mirada desviada del sol.” / Sebastián Ortiz

Sobre la Compañía

Egresada como intérprete en danza del Centro de Danza Espiral en Santiago de Chile. Bailó profesionalmente por más de diez años en Chile, EEUU y Japón. Al regresar a Panamá empezó a incursionar en la coreografía y en la creación de un lenguaje propio. Ha colaborado con diversos artistas de distintas disciplinas en obras escénicas y audiovisuales. Sus obras han sido presentadas en Panamá, Chile, Cuba, Argentina, Ecuador y Corea del Sur.

Bosquejos en Blanco

“El desaparecimiento de las formas, para encontrar el alma, el amor que sólo es amor como un imposible. La sombra no es aquí una proyección lumínica, sino que es la sombra que el cuerpo y el alma poseen, es un territorio que el hombre encuentra en la soledad y que mira directamente a los ojos. El deseo de existir en esa sombra, en la fragilidad femenina de los hombres, en la mirada que ha desperdiciado la vida, y que en ese derroche y en esa derrota encuentra la vida, se encuentran con el destino de los amores eternos y efímeros de la cotidaniedad, en la luz blanca de la sombra, en la mirada desviada del sol.” / Sebastián Ortiz

X
X