Proponemos unas correspondencias para la Fedra propuesta por Maura Morales. Un juego de intimidad, de rebote de los ecos que ella deja en los cuerpos, después de saborear la atmósfera creada, los cambios de verticalidad a la horizontalidad y a la inversa, la fuerza dramática de la soga, que a ratos ata y desata las pasiones de la escena; la pulcritud de los cuerpos individuales en sus propios trazados; los tejidos de dos, de tres, los imposibles… la música que, vivamente, a veces acompaña, mientras que otras intensifica y arremete… (BD).

De: Álex Mariscal.
Muy extrañada y sufrida Fedra,
Te dedico, esta vez, pocas pero profundas líneas. Tengo una rabia de animal prehistórico que por más que sacudo trepidantemente el cuerpo, desde el dedo gordo del pie hasta la coronilla, no termino de gastar el combustible que enciende la el amor, la vida y la muerte, “tria-lidad” Caín-Abel-ella, todos los caínes, todos los abeles y todas ellas que eres solo tú: fuego consumidor de mi hominidad y la de todos mis hermanos. Y te grito: ¿dónde te fuiste Caín? ¿por qué bebiste de la mala leche? ¿por qué tus pechos se secan en mi boca? ¿dónde estás, arriba o abajo?
P.D. Te escribe lo que queda de mí, obsesión, temblor y grito:  ¿por qué nunca ataste esa cuerda a mi cuello?

De: Moisés García
Respetado Sr espectáculo “Fedra”,
Felicitaciones por su puesta en escena.
Quiero contarle que una amiga, justo antes de empezar la pieza me preguntó si era una obra de aéreo la que veríamos, a lo que yo respondí: -No, es una función de danza contemporánea con el uso de un elemento aéreo. Efectivamente eso fue. Fedra, un clásico danzado con la espesura y tensión rigurosa de la historia. Desde su inicio, la obra fue abordada articulando ruptura del espacio convencional y llevándolo a una especie de 3D… Capoeira, acrobacias aéreas, danza contemporánea, dramaturgia, la grandilocuente música que en vivo danzó también dentro del escenario al compás de los bailarines. La escena a 220, como diríamos en buen panameño. El sudor podía tocarnos. Y la intervención del elemento corde lisse de aéreo, tal cual se hizo, atinó perfecto: el circo al servicio de la danza se dejó bailar entre trucos y dúos no acrobáticos. El apoteósico aplauso estuvo más que bien ganado.